ALOPECIA

La alopecia se entiende como una pérdida excesiva de cabello (effluvium capillorum) en la que, según la definición, "se caen más de 100 cabellos al día". La alopecia puede aparecer tanto en hombres como en mujeres, y puede tener diferentes causas. En la mayoría de los casos hay una predisposición genética, que hace que los folículos capilares reaccionen de forma más sensible a las hormonas sexuales.

La llamada alopecia androgénica (alopecia genéticamente heredada), afecta a uno de cada dos hombres a lo largo de su vida. La pérdida de cabello puede ser leve o afectar a toda la cabeza. La alopecia androgénica también es la forma más común de alopecia entre las mujeres. Se estima que la padece una de cada cinco mujeres. No obstante, en las mujeres la alopecia determinada genéticamente, tiene unos síntomas diferentes: el cabello se pierde de forma difusa, no tan localizada como en el caso de los hombres.


MITOS SOBRE LA ALOPECIA

"Cortarse el pelo ayuda a que crezca con más fuerza"

Es una creencia muy arraigada, pero no es cierta. Cortarse el cabello no influye en la cantidad de pelo ni en la fuerza y el vigor con el que crece el cabello, porque no se actúa sobre la raíz.


"La calvicie se hereda"

Existen ciertos tipos de caída del cabello que tienen un componente genético, como la alopecia androgénica. Este tipo de caída de cabello suele afectar a los hombres de una misma familia. Sin embargo, esto no es siempre así, también existe un componente hormonal (andrógenos) importante, que influye en la caída del cabello.


"El cabello se cae por un déficit nutricional"

Puede ocurrir, pero en un porcentaje muy bajo. Contrario a lo que se piensa, la alimentación no afecta de manera directa en la caída del cabello. Una alimentación sana y equilibrada ayuda a mantener un cabello fuerte y con vitalidad, pero no afecta a su caída.


"Las vitaminas evitan la pérdida de pelo"

No hay evidencia científica que asegure que las vitaminas consigan fortalecer los folículos capilares. Así que, no se puede afirmar que las vitaminas eviten la caída del cabello.


"La gomina, la espuma y la laca dañan la raíz del cabello"

No es cierto. Estos productos solo afectan a la zona capilar externa, por lo que no tienen ninguna influencia directa sobre la caída del cabello.


"Usar gorra o casco favorece la caída del cabello"

No es cierto. Los accesorios de la cabeza se colocan sobre el cuero cabelludo y no afectan a la raíz pilosa, por lo que no influyen en la pérdida del cabello. El cabello recibe la oxigenación del caudal sanguíneo, y no del aire exterior.


"La calvicie es inevitable"

La alopecia puede deberse a distintos factores que deben ser diagnosticados por un profesional. De este modo, se puede poner el tratamiento médico adecuado que, en algunos casos, puede revertir la situación.


"La caída del pelo implica calvicie"

Perder pelo es normal. El pelo se va renovando continuamente. Solo hablamos de alopecia cuando los nuevos cabellos que sustituyen a los que se caen, son más finos de lo normal y se reduce la cantidad.


"Los masajes capilares evitan la caída del pelo"

Los masajes capilares no solucionan el problema de la alopecia, ya que su efecto es promover la irrigación sanguínea, que no es el motivo que ocasiona el problema. Los masajes capilares no son efectivos contra la alopecia.


"En primavera se cae más el pelo"

No hay ninguna evidencia científica que afirme, que durante los meses primaverales aumente la caída del cabello.


"Lavar mucho el pelo hace que se caiga más"

No es así. El champú actúa sobre el cabello y sobre el cuero cabelludo, pero no sobre la raíz del pelo. Esto significa que el champú no afecta ni positiva ni negativamente a la caída del pelo.

Usar secadores y planchas de pelo daña la raíz del pelo. Es verdad que tras usar un secador o las planchas se puede notar una mayor pérdida de cabellos, pero no se trata de un proceso permanente.


Tratamiento

Antes de iniciar un tratamiento para la pérdida de cabello, es importante realizar un diagnóstico claro, atendiendo a la exploración física y a la anamnesis clínica.

El tratamiento para la alopecia se enfoca a la causa particular de cada caso de pérdida de cabello. Muy pocos principios activos son realmente efectivos y ayudan a frenar la caída del cabello, y a aumentar visiblemente su espesor. Ejemplos de medicamentos eficaces para la alopecia androgénica en los varones, son los principios activos como el minoxidil y el finasterida. En el caso de las mujeres, el minoxidil o los preparados que contengan la hormona sexual femenina, o antígenos de las hormonas sexuales masculinas (los llamados antiandrógenos), son los principios activos más eficaces.