CÁNCER DE PIEL

El cáncer de piel puede producir desfiguraciones e incluso la muerte. Para detectar un cáncer de piel a tiempo, es útil tener en cuenta unas recomendaciones:

1º. Acudir cada año a su dermatólogo para que le realice un examen completo de la piel.

2º. Realizar auto-exámenes para detectar la presencia de nuevos lunares o cambios en los existentes.

El melanoma es la forma más mortal de cáncer de piel. Es muy difícil de curar una vez se ha diseminado a otros órganos, pero si se detecta a tiempo, puede ser tratado fácilmente.


Las señales de alarma de un lunar sospechoso, siguen la regla A, B, C, D y E:

Asimetría: un lunar asimétrico no tiene las dos partes iguales, si lo dividimos en dos.

Borde: son irregulares, festoneados o con muescas.

Color: los melanomas suelen presentar diferentes tonos de marrón, negro o incluso rojo, gris o azul.

Diámetro: los melanomas crecen más que los lunares normales (generalmente más de 6 mm).

Evolución: un lunar sospechoso cambia de tamaño, forma y/o color, y puede producir picazón, sangrado o dolor.

· Si detecta alguna de las anomalías explicadas, consulte con su dermatólogo.