DERMATITIS ATÓPICA

Es una inflamación de la piel que se manifiesta por placas rojas, piel muy seca y picores importantes. Puede afectar a todo el cuerpo, y puede manifestarse desde el nacimiento permaneciendo hasta la edad adulta. Los brotes son más frecuentes en la infancia y en invierno. La atopia cutánea suele mejorar en verano, pero hay que llevar cuidado y no exponerse al sol sin pantallas solares ni protecciones, como camiseta, gafas y gorro.

Los corticoides son la base del tratamiento entre otros, aunque también son útiles los antibióticos para tratar la sobreinfección por el rascado.

Indicaciones

Evitar tejidos sintéticos y la lana.

Utilizar tejidos naturales, preferiblemente el algodón.

No abrigar mucho al niño.

Usar detergentes suaves y evitar el uso de suavizantes.

El baño no debe ser demasiado caliente para no aumentar el picor.

Secar la piel sin frotar.

Aplicar una crema emoliente inmediatamente después del baño o ducha.